Lunes, 14 de Octubre de 2019

Síguenos:

24-11-2015 - 12:35

La farsa del ‘Plan Siberia’

Comentarios

Nos entregaron documentos con indicios de que la operación de los fusiles para las FRAC había sido diseñada por el propio Vladimiro Montesinos. El ‘Plan Siberia’ era simplemente una farsa.

Nos entregaron documentos con indicios de que la operación de los fusiles para las FRAC había sido diseñada por el propio Vladimiro Montesinos. El ‘Plan Siberia’ era simplemente una farsa.

A mediados de agosto del año 2000, un agente de la CIA cruzó los pasillos del Servicio de Inteligencia (SIN) sigilosamente. No fue a la oficina de Vladimiro Montesinos, sino a la del almirante Humberto Rozas, el jefe del entonces máximo organismo de inteligencia. Lo que conversaron allí se mantendría en secreto.

Días después de esa visita, el miércoles 21 de agosto, los medios de comunicación nacionales y extranjeros fueron convocados a Palacio de Gobierno. El presidente Alberto Fujimori haría una grave denuncia relacionada a la seguridad nacional.

En una amplia sala llena de gráficos, mapas y fotografías, Fujimori y Montesinos denunciaron que el SIN había descubierto que 10 mil fusiles del Ejército Peruano, comprados ilegalmente, habían sido enviados en 1999 a la guerrilla de las FARC, en Colombia. Era el ‘Plan Siberia’.

Como si se tratara de un thriller del gran Tom Clancy, dijeron que las armas habían sido compradas en Jordania, llegaron a Iquitos y Lima, luego se lanzaron en paracaídas en la selva colombiana. El almirante Rozas, quien también estaba en esa conferencia, guardó silencio.

Montesinos y Fujimori responsabilizaron de esa operación ilícita a los hermanos José y Luis Aybar Cancho, dueños de la empresa ‘Nippon Corporation’. Días después, y luego de muchos intentos, en la Unidad de Investigación de ‘El Comercio’ logramos contactar con unos amigos de los Aybar. En un oscuro parque de Lince nos entregaron documentos con indicios de que la operación de los fusiles había sido diseñada por el propio Montesinos.

Los papeles probaban que ‘Nippon Corporation’ tenía vinculación comercial con el SIN y el Ejército desde 1993, cosa que no se dijo en la versión oficial.

Desde la clandestinidad, Luis Aybar nos envió una cinta grabada. Decía que dicha operación le fue propuesta por el SIN en 1996 y 1998. Prometía, además, contar todo si le daban las garantías del caso. Pero no lo pudo hacer. El SIN lo capturó en Chosica y lo silenció.

A nosotros, sin embargo, no nos pudieron silenciar. La denuncia periodística puso al descubierto que el ‘Plan Siberia’ era simplemente una farsa.

Pocos saben que la policía colombiana y la base de la CIA, en Washington, fueron las que descubrieron ese tráfico de armas. Todo empezó cuando en una de las guaridas de las FARC se encontró un lote de fusiles con el logo del Ejército Peruano.

En cuestión de semanas se elaboró un informe que implicaba directamente a Montesinos. El encargado de entregarlo fue aquel agente de la CIA que a mediados de agosto entró silenciosamente al SIN y se reunió con el almirante Humberto Rozas.

Apenas se enteró de que había sido descubierto, Montesinos pidió a Fujimori convocar aquella aparatosa conferencia de prensa, pero ya era muy tarde. La CIA lo sabía todo. Lo demás ya es historia conocida.

Nos vemos el otro martes.

Todos los blogs

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

Emprende Trome

Katty Gines

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega