Lunes, 14 de Octubre de 2019

Síguenos:

08-09-2015 - 12:19

La ‘narcopolítica’, una vieja amistad

Comentarios

Entre los años 70 y 80, el narcotraficante Carlos Langberg se vinculó con Víctor Raúl Haya de la Torre y altos dirigentes del Apra.

Entre los años 70 y 80, el narcotraficante Carlos Langberg se vinculó con Víctor Raúl Haya de la Torre y altos dirigentes del Apra.

Una comisión del Congreso está investigando la vinculación del narcotráfico con los partidos políticos. El grupo parlamentario, que preside la correcta congresista Rosa Mavila, ha citado a más de treinta personas entre empresarios, testigos, policías y hasta congresistas, varios de los cuales aún no deciden si concurrirán.

La conexión entre la ‘narcopolítica, sin embargo, no es nueva. Es tan antigua como la existencia de las agrupaciones partidarias. Cuando dirigía la Unidad de Investigación del diario El Comercio, elaboramos un dossier de grandes casos en los que importantes narcotraficantes estuvieron relacionados con los partidos políticos y gobiernos de turno.

Si los juntamos, el gran Pancho Lombardi podría hacer una película notable, digna de un Óscar. Veamos algunos. Entre los años 70 y 80, el narcotraficante Carlos Langberg se vinculó con Víctor Raúl Haya de la Torre, el fundador del Apra, y altos dirigentes de esa organización política. Hasta financió la campaña a la presidencia de Armando Villanueva del Campo.

En 1988, el congresista aprista Manuel Ángel del Pomar fue detenido en un banco de Berlín, cuando pretendía cobrar un cheque por 180 mil marcos del narcotraficante Manuel García Montes.

Un hecho que ha pasado casi desapercibido es una foto publicada en el año 2006 por una revista colombiana. En ella aparece el expresidente Alan García con el magnate Óscar Cuevas Cepeda, condenado por lavado de dinero y considerado “blanqueador” del Cártel de Cali.

Durante el gobierno del expresidente Fujimori, la ‘narcopolítica’ fue más que evidente. Fujimori nombró a Vladimiro Montesinos como su principal asesor, pese a que había sido abogado de poderosos narcotraficantes. Cuando el ‘narco’ Demetrio Chávez Peñaherrera, ‘Vaticano’, reveló que le pagaba sobornos al ‘Doc’, varios congresistas fujimoristas salieron a defenderlo.

El narcotraficante Fernando Zevallos, ‘Lunarejo’, fue intocable durante el régimen de Fujimori. Incluso apoyaba actividades de la Fundación por los Niños del Perú, que entonces dirigía la primera dama Keiko Fujimori.

Otro escándalo fue el del avión presidencial que iba a llevar a Fujimori al extranjero, donde se encontraron 174 kilos de cocaína. Fujimori, lejos de ordenar una investigación imparcial, defendió públicamente a su edecán, quien era miembro de la tripulación del ‘narcoavión’.

Una empresa del congresista Kenji Fujimori también fue implicada en un hallazgo de droga. Kenji, quien es dueño del 20 % de acciones de la compañía, deslindó inmediatamente. Sus socios, sin embargo, registran antecedentes en otros casos de narcotráfico.

Dos de ellos fueron comprometidos en un embarque de 513 kilos de cocaína incautados en el puerto de Valencia, España.

El actual gobierno también se equivocó al llevar en sus filas a las dirigentes cocaleras Nancy Obregón y Elsa Malpartida. La primera está presa por narcotráfico y la segunda reconoció que en el pasado perteneció a Sendero Luminoso.

El largo brazo del narcotráfico no tiene límites ni colores políticos, por eso urge enfrentarlo.

Nos vemos el otro martes.

Todos los blogs

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

Emprende Trome

Katty Gines

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega