Lunes, 14 de Octubre de 2019

Síguenos:

28-07-2015 - 01:04

La estafa policial

Comentarios

El Fondo de Vivienda Policial pagó más de ¡45 millones de soles! por 502 viviendas en Lurín, que fueron entregadas a medias, mal hechas y en terrenos que estaban en litigio.

El Fondo de Vivienda Policial pagó más de ¡45 millones de soles! por 502 viviendas en Lurín, que fueron entregadas a medias, mal hechas y en terrenos que estaban en litigio.

Hace dos semanas, la Contraloría de la República comprobó la más descarada estafa contra sufridos policías que tenían el sueño de la casa propia. El Fondo de Vivienda Policial (Fovipol) pagó más de ¡45 millones de soles! a una empresa por la construcción de 502 viviendas en Lurín, que fueron entregadas a medias, mal hechas y construidas en terrenos que estaban en litigio.

El caso lo denunciamos en la Unidad de Investigación de ‘El Comercio’ en agosto del 2013. Un amigo policía me llamó para contarme que había sido nombrado funcionario de esa entidad. “Miguel, no me felicites. Estoy ‘empinchado’. Aquí todo está podrido. Se han levantado millones de soles”, me dijo enfurecido.

Cuando llegó a la cebichería ‘La Paisana’, nuestro huarique preferido, puso sobre la mesa un file con la investigación administrativa que había realizado. Se trataba de un monumental robo.

Entre el 2011 y 2012, los directores de Fovipol (un general y cinco coroneles) firmaron un ‘convenio de cooperación’ con la empresa Desarrollo de Proyectos Inmobiliarios (DPI) para la construcción de 502 casas. La entrega de la obra se hizo sin licitación pública, pese a que el monto de S/. 45’153.869 así lo obligaba legalmente.

El millonario desembolso se efectuó en la cuenta de la constructora más rápido que ‘Meteoro’, los días 16, 27 y 29 de diciembre del 2011. Recién se formalizó en actas el 31 de diciembre, cuando todo el mundo celebraba la llegada del nuevo año.
Es decir, los directivos de Fovipol pagaron por adelantado las viviendas que solo estaban en planos y en ese momento ni siquiera existían policías interesados en comprarlas.

Los inmuebles, además, se construyeron en terrenos que estaban en litigio con el Ministerio de Agricultura, por lo tanto los compradores serían de por vida dueños de nada.

Lo que me contó mi amigo, sin embargo, quedó chico cuando fuimos a ver qué pasaba con las viviendas de La Estancia de Lurín. De las 502 casas, DPI solo había entregado la mitad, las otras estaban a medio construir y las ya habitadas, presentaban rajaduras y fallas de construcción.

No tenían agua potable ni electricidad, porque la constructora no había cumplido con los trámites de habilitación urbana. Por esas viviendas mal hechas y carentes de los servicios básicos, a los policías que las adquirieron se les descuenta S/.580 mensuales de su magro sueldo de S/.1.200. Deberán pagar esa cantidad durante 20 años hasta completar 96 mil soles, el costo total de esa construcción.

El dueño de la constructora, por cierto, es Rodolfo Banchero, un empresario bien ‘contactado’ con el poder. Fue el constructor favorito de Fovipol durante los gobiernos de Alejandro Toledo y Alan García, pese a que tenía 27 denuncias por estafa.

Ojalá que esta vez se haga justicia y se cumpla aquel dicho de que ‘a la policía se la respeta’.

Nos vemos el otro martes.

Todos los blogs

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

Emprende Trome

Katty Gines

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega