Martes, 15 de Octubre de 2019

Síguenos:

14-07-2015 - 01:19

El inquieto Fujimori y su enfermera

Comentarios

Alberto Fujimori conoció a Gina Pacheco a través del congresista Alejandro Aguinaga, su exministro de Salud.

¿Qué hacía una bella y sensual cuarentona visitando al expresidente Alberto Fujimori diariamente y hasta pernoctando con él algunas veces? A fines del 2010 esta era la pregunta que se hacían los agentes de la Dirección de Operaciones Especiales (Dinoes), que se encargaban de la custodia del líder del fujimorismo.

Una fuente policial me dio el dato que una enigmática y guapa dama llegaba en un moderno auto de placa LIA-062, ingresaba por un ambiente especial y ni siquiera se registraba. Su identidad era un misterio.

En eso estábamos, tratando de descubrir de quién se trataba, cuando el jueves 20 de enero de ese año, ella misma se encargó de salir a la luz por todo lo alto posando coqueta en la portada de la revista ‘Caretas’. Se trataba de Gina Marisol Pacheco Vera (41), enfermera de profesión y candidata al Congreso en la lista de Fuerza 2011.

La noticia causó el impacto como el de una bomba nuclear. Se especuló de un tórrido romance. En la Unidad de Investigación de ‘El Comercio’, sin embargo, decidimos investigar quién era realmente esta guapa mujer.

Los hallazgos fueron sorprendentes. Gina Pacheco no era una enfermera cualquiera. Se dedicaba a la venta de materiales médicos. Era gerente de la empresa Q-Medical SAC y había logrado jugosos contratos con nueve entidades públicas por ¡11 millones de soles!

En ese mundo comercial era conocida por su verbo florido para ‘maletear’ a sus competidores. Tuvo que pedirle disculpas a la representante de un laboratorio que la denunció por difamarla. Había tenido, incluso, procesos por corrupción de funcionarios y tráfico de drogas. Toda una joyita.

Fujimori conoció a Pacheco a través del congresista Alejandro Aguinaga, su exministro de Salud. Cuando la enfermera salió a la luz, se desató una guerra de contradicciones entre Aguinaga y Keiko Fujimori, la hija del expresidente.

Aguinaga dijo que Pacheco era asesora de la dieta alimenticia de Fujimori, pero Keiko, cuando la presentó como candidata al Congreso, había dicho que era ‘especialista en temas ambientales’.

Era obvio que Keiko no sabía de las constantes visitas que le hacía Gina Pacheco a su padre, y menos aún de su accidentada trayectoria personal.

Cuando le preguntaron sobre Pacheco, Keiko dijo que el comité de selección de los aspirantes al Congreso evaluaría su candidatura y anunció reajustes en su lista. Pacheco ‘entró en trompo’ y empezó a atacar públicamente a la lideresa del fujimorismo. Días después fue desembarcada de la lista. ‘Keiko da mal ejemplo al país’, gritó Pacheco en su despedida.

El inquieto Fujimori no puede con su genio. Dos años después se descubrió que recibía la visita de otra despampanante y joven mujer llamada Ana María Cárdenas. Solo falta que lo visiten sus periodistas ‘geishas’, que tuvo durante su gobierno y que le llevaban el desayuno a su cama.

Nos vemos el otro martes.

Todos los blogs

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

Emprende Trome

Katty Gines

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega