Miercoles, 18 de Julio de 2018

Síguenos:

09-06-2015 - 12:19

Las dos ‘caras’ de Cataño

Comentarios

La vida de César Cataño es una caja de sorpresas.

La vida de César Cataño es una caja de sorpresas.

La captura de Martín Belaunde y la exquisita tarjeta de crédito ‘prestada’ que utilizaba la primera dama Nadine Heredia, hizo que un caso también grave pasara inadvertido. Un fiscal solicitó 18 meses de prisión y la incautación de sus bienes del empresario y corredor de autos César Cataño Porras.

Cataño –fundador de la compañía Peruvian Airlines- es acusado de presunto lavado de dinero proveniente del narcotráfico. Se le atribuye un desbalance patrimonial de US$42 millones.

La vida de Cataño es una caja de sorpresas. El año 2009, cuando se destapó su caso, en la Unidad de Investigación de ‘El Comercio’ descubrimos que no se llamaba César Cataño Porras. Su verdadero nombre era Adolfo Carhuallanqui Porras. El 9 de agosto de 1984 se inscribió en los registros civiles con el apellido Carhuallanqui, pero tres meses después, el 19 de noviembre, se lo cambió por el de Cataño, sin comunicar a las autoridades respectivas.

Cataño salió a desmentirnos. Dijo que se cambió de nombre porque su padre Martín Carhuallanqui, antes de morir, le confesó que no era su progenitor. Su argumento resultó inverosímil cuando detectamos que también adulteró las fechas de su nacimiento y en su pasaporte hasta le cambió el nombre a su madre.

¿Por qué Cataño quería ocultar su apellido Carhuallanqui? La respuesta la encontramos en el atestado número 095-ITID que la policía de Junín elaboró en octubre de 1982, cuando el empresario era un joven de 20 años. Según el documento, “Adolfo Carhuallanqui se dedicaba a la producción, transporte y comercialización de diferentes cargas de droga, valorizadas en 100 millones de soles de la época”.

Otro atestado, el número 88-DPD-Junín, señaló a Carhuallanqui como “cabecilla de firma y autor de la elaboración y comercialización de 100 kilos de pasta básica de cocaína en las localidades de Colcabamba, Pampas Huancavelica y Huari”. En ambos casos, fue detenido, pero luego fue absuelto.

Es un misterio hasta hoy cómo desde 1984, Carhuallanqui, ya con el nombre de César Cataño, amasó su fortuna, se volvió un próspero empresario y fundó la empresa Peruvian Airlines.

Cataño, por cierto, tiene importantes conexiones con el poder político. Una de sus más acérrimas defensoras fue Lourdes Flores Nano, quien fue su abogada y presidenta del directorio de su compañía aérea.

Una vez, Flores pidió una cita conmigo para hablar de Cataño. “Lourdes, averigua bien quién es esta persona. Creo que estás equivocada defendiéndolo”, le dije aquella vez, pero continuó asesorándolo.

La vicepresidenta de la República, Marisol Espinoza, también puso ‘el grito en el cielo’ cuando el Ministerio de Transportes paralizó las operaciones de Peruvian, porque sus naves tenían serios problemas técnicos. Espinoza logró que rápidamente se levantara esa medida.

Un juez de Tacna decidirá este lunes 15 de junio la suerte del empresario. El país está avisado.

Nos vemos el otro martes.

Todos los blogs

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

Emprende Trome

Katty Gines

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega