Sabado, 04 de Abril de 2020

Síguenos:

17-02-2015 - 12:58

La jungla de los espías

Comentarios

Vladimiro Montesinos dejó enfermo el SIN, lleno de espías e infiltrados.

Vladimiro Montesinos dejó enfermo el SIN, lleno de espías e infiltrados.

No será fácil, como lo ha anunciado el gobierno, ‘reorganizar’ en 180 días la DINI, lo que era el SIN de Vladimiro Montesinos. Ninguno de los jefes que lo sucedieron pudieron arreglarlo. Montesinos dejó enfermo a ese organismo, lleno de espías y de infiltrados.

En 1998, en la unidad de investigación de ‘El Comercio’ decidimos indagar cómo funcionaba el SIN por dentro, su estructura, sus divisiones, sus brazos operativos, cuánta gente trabajaba en esa entidad casi impenetrable.

Nos pasamos meses enteros investigando y cuando conseguimos todo, el director nos pidió que expusiéramos lo descubierto. Muchos salieron asustados de aquella reunión.

No era para menos. Para empezar, en 1990 el SIN se había iniciado en un precario local de 1.500 metros cuadrados, pero años después Montesinos lo amplió a 46 mil metros cuadrados, en donde construyó edificios y hasta un helipuerto. Tenía ¡2 mil empleados! entre militares, policías y civiles.

El ‘Doc’ se alucinaba un súper agente acechado por el peligro. Lo protegía una guardia pretoriana llamada ‘Júpiter’, compuesta por 300 hombres armados hasta los dientes, al mando del comandante PNP Jesús Konja Chacón.

‘Júpiter’ (cuyo nombre de fachada era ‘Unidad Especial de Seguridad’) tenía un arsenal de armas, 350 fusiles automáticos ligeros (FAL), 100 fusiles Galil y 11 ametralladoras AMET. Cuando Montesinos salía a la calle lo acompañaba una caravana de camionetas. Una de ellas tenía una ametralladora montada en la plataforma lista para abrir fuego.

Descubrimos, además, que el SIN tenía 20 asesores calificados, entre los que destacaba Pedro Merino Bertet, y que Montesinos coordinaba de ‘tú a tú’ con la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de los Estados Unidos.

A todo esto se sumaba un pelotón de espías que se encargaba de ‘reglar’ a personas importantes e influyentes del país, a las que luego el ‘Doc’ las sometía a través de la extorsión y el soborno.

Cuando cayó el régimen fujimorista, el SIN entró en reestructuración y se hizo una ‘limpieza’ de personal, pero fue por las puras. El 24 de mayo del 2001 este columnista descubrió que 8 oficiales del Ejército y la Policía, que trabajaron para el ‘Doc’, habían sido reincorporados al SIN.
Uno de ellos era el comandante PNP Jorge Medina Vargas, nada menos que el subjefe del grupo ‘Júpiter’. El mismo día de la publicación, el canciller y premier Javier Pérez de Cuéllar sacó a todos y les dio de baja.

Hace unos meses, antes de que se conocieran los casos de ‘reglaje’, me encontré con una de mis fuentes que en 1998 me dio información sobre el SIN de Montesinos.

“Miguel, todo sigue igual o peor en ‘La fábrica’. Lo único bueno es que ahora nuestros sueldos han mejorado”, me contó. Como en las novelas de John Le Carré, los espías nunca mueren.
Nos vemos el otro martes.

Todos los blogs

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

Emprende Trome

Katty Gines

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega