Lunes, 14 de Octubre de 2019

Síguenos:

13-01-2015 - 12:22

La caída de Telmo Hurtado

Comentarios

Sendero Luminoso

Telmo Hurtado reunió a los 69 comuneros que encontró, entre ellos 22 niños, y los metió en una choza. Ordenó que les dispararan a todos.

A inicios de 1999, mi amigo Glatzer Tuesta, de la revista ‘IDL’, me buscó indignado. Se había enterado de que el subteniente del Ejército, Telmo Hurtado -el autor confeso del asesinato de 69 campesinos en Accomarca, ocurrido en 1985-, seguía en actividad, había ascendido hasta mayor y se encontraba destacado en la base militar de San Ignacio, en Jaén. Glatzer y yo viajamos a confirmar la información.

En el camino recordaba fragmentos de lo que había leído de esa masacre cuando aún estaba en la universidad. En la mañana del 14 de agosto de 1985, el subteniente Telmo Hurtado y su patrulla ‘Lince’, de 20 soldados, llegaron hasta el pueblo de Accomarca buscando senderistas. Hurtado reunió a los 69 comuneros que encontró, entre ellos 22 niños, y los metió en una choza. Ordenó que les dispararan a todos.

Luego él mismo lanzó una granada y después incendió la choza con los cadáveres adentro. Apenas se supo de la matanza, el flamante presidente Alan García ordenó dar de baja a Hurtado y cambió a los altos mandos castrenses. Desde allí nadie supo nada del militar. En San Ignacio nos enteramos de que todos los sábados los militares y policías jugaban fulbito y luego iban a una cantina llamada ‘La última y me voy’. Allí estaban cuando entramos. Sonó ‘Sombras’, el famoso pasillo ecuatoriano, y un militar se puso a cantar. Lo aplaudí. Cuando se me acercó le dije que era piurano y esa canción le gustaba a mi madre. Nos hicimos amigos. Cuando ya estábamos por despedirnos, lo invité para ‘cortarla’ al día siguiente con un ‘cebichito’. Al militar le cambió el rostro: ‘Ni hablar, mañana tengo una comisión. Mi jefe es una mierda, un abusivo.

Es el de Accomarca’. ‘¿Telmo Hurtado?’, le pregunté. ‘Sí, no sé cómo ese asesino sigue en actividad’, me respondió. ¡Bingo! Le dije que era periodista y estaba allí por eso. Al día siguiente, el militar me dio fotos de Hurtado en ceremonias, me hizo entrar al cuartel, verifiqué en la administración que estaba su nombre y al final me hizo mirarlo a unos 30 metros mientras jugaba básquet. ¿Sabía de esto Fujimori? En la víspera de la publicación llamé a un amigo de Palacio y le conté lo que iba a publicar. ‘Imposible. ¿Telmo Hurtado, el de Accomarca? Voy a averiguar.

Le diré al presidente’, me ofreció. Al día siguiente, el 29 de mayo, apenas apareció la publicación en ‘El Comercio’, Fujimori confirmó la denuncia y dijo que Hurtado acababa de renunciar, pero no le pasó nada. En febrero del 2010, Telmo Hurtado fue detenido en EE.UU., donde radicaba con un falso nombre. Hurtado fue extraditado y hoy está preso. Así terminan los que abusan del poder. Nos vemos el otro martes.

Todos los blogs

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

Emprende Trome

Katty Gines

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega