Lunes, 17 de Junio de 2019

Síguenos:

20-07-2016 - 01:19

Doña Pascuala: Pasión por los anticuchos

Comentarios

Doña Pascuala: Pasión por los anticuchos.

Doña Pascuala: Pasión por los anticuchos.

Doña Pascuala Patiño es una aguerrida mujer apurimeña que dejó su tierra para trabajar en la capital y ayudar a sus padres económicamente. Aquí, limpió casas, lavó ropa y también vendió papitas rellenas fuera de un colegio. Cuando se casó, decidió apoyar en la economía de su hogar y su gran idea fue preparar anticuchos, así que puso su carretilla al frente de la iglesia ‘San Vicente de Paul’, en Surquillo, donde conquistó los paladares de sus clientes. Ya lleva 30 años haciendo este delicioso plato, además cuenta con otro local en Surco y ha participado en cinco ediciones de Mistura.

Doña Pascuala, ¿a qué se dedicaba en su tierra?

Ayudaba a mis padres en los quehaceres de la casa y en la agricultura.

¿Qué la motivó a venir a la capital?

A los 16 años vine a Lima con la intención de trabajar, porque no les alcanzaba el dinero a mis padres y necesitábamos comer y vestirnos.

A muchos provincianos, que llegan a Lima, se les hace difícil adaptarse, ¿tuvo algún problema?

Yo llegué a la casa de mi hermana, busqué trabajo como ayudante en una casa, y tuve que aprender a limpiar ambientes grandes y a lavar ropa de otras personas. Cuando me casé, decidí apoyar a mi esposo, así que también lavaba ropa y hacía papitas rellenas para vender fuera de un colegio.

¿Quién le enseñó a preparar anticuchos?

Cuando trabajaba en una casa, la señora a veces me mandaba a hacer bistec de corazón de res, y tenía que sacar la grasa y los nervios, luego aprendí a hacer el aderezo.

¿Dónde empezó a vender?

En la esquina, frente a la iglesia ‘San Vicente de Paul’, en Surquillo.

¿Cómo es que se hizo tan conocida?

Mis clientes hacen largas colas y pueden esperar todo el tiempo, y creo que fue así que Gastón Acurio se entera y me vino a visitar, luego me invitó a participar en Mistura, y estuve ahí en cinco ediciones.

¿Qué le dicen los comensales de sus productos?

Ellos siempre me felicitan y me dicen que les encantan mis anticuchos.

¿Cómo le va en su local que está en el ‘Parque de la Amistad’, en Surco?

Me va muy bien, la gente está contenta con lo que ofrezco.

¿Es rentable este negocio?

Sí, es rentable. La gente siempre busca unos buenos anticuchos, y se gana mucho más cuando hay fechas importantes…

¿Tuvo alguna dificultad al inicio?

Como nunca había trabajado con una parrilla me quemaba y me cortaba a cada rato, además es agotador estar tanto tiempo parada, ya con los años esto pasa la factura.

¿De dónde consigue sus insumos?

Tengo mis caseros que me traen productos frescos, yo misma preparo mi ají panca.

¿Cuántas porciones vende al día?

Unas 200 porciones.

¿Cuál diría que es el secreto de su éxito?

La buena preparación, el cariño, los insumos frescos y mi carne siempre jugosa y deliciosa.

¿Cuánta gente trabaja con usted?

Mi hija y dos señoras que me ayudan en la preparación. Y dos personas que atienden en Surco.

¿Cómo es el control de calidad?

La marca de corazón es de garantía, además yo veo todo.

¿Qué se viene para Pascuala en los próximos años?

Seguir creciendo y que mis hijas continúen con este negocio.

¿Qué consejo le daría a los emprendedores?

Que trabajen con mucho cariño y que se preocupen por usar productos de calidad, para que tengan resultados positivos.

Todos los blogs

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

Emprende Trome

Katty Gines

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega