Sabado, 16 de Octubre de 2021

Síguenos:

29-06-2016 - 12:53

Don Teodoro Ortiz , un provinciano triunfador

Comentarios

Don Teodoro Ortiz , un provinciano triunfador

Don Teodoro Ortiz , un provinciano triunfador

“Soy cusqueño y cuando leí la historia de que los españoles quisieron acabar con la quinua y la kiwicha imponiendo penas como la bula papal, por la que nadie podía sembrar ni consumir estos productos pues serían excomulgados y enviados a la Santa Inquisición, no lo podía creer. Al enterarme de la tremenda injusticia que se cometió en aquellos años, decidí poner en valor a estos cereales ancestrales e industrializarlos para el consumo”. Don *Teodoro Ortiz* pasó toda su niñez al lado de su madre, quien vendía quinua en el mercado de San Pedro, en el Cusco. Un terrible accidente le desfiguró parte del rostro, pero gracias al apoyo de sus padres logró vencer las adversidades y soportar los tediosos tratamientos.

A pesar de las grandes dificultades, siguió apoyando a su mamá en su pequeño negocio, y ayudó a su padre a crear una máquina para secar la quinua, la cual fue un éxito ya que así podía durar más tiempo. En 1971 se crea ‘Incasur’, en el Cusco, y después rompe esquemas con el chocolate ‘Sol del Cusco’, conquistando el mercado nacional. Hoy cuentan con cuatro plantas de producción y exportan a varios países de Sudamérica y Europa.

Usted podría decir que su espíritu emprendedor nació cuando su madre lo llevaba a vender con ella en el mercado de San Pedro…

De niño siempre estuve en las faldas de mi madre, quien tenía un puestito donde vendía quinua que ella misma procesaba (lavada), y este producto tenía mucha salida. Todo ese movimiento me gustaba mucho y yo la apoyaba cuanto podía.

¿Es verdad que su padre era mecánico y que creó una máquina para procesar quinua?

Si, en esa época solo vendíamos quinua lavada. Esta no se podía guardar porque se germinaba y malograba. En 1960, empezamos a investigar y vimos que había una necesidad, entonces mi padre creó una máquina para secarla. Somos la única industria que vende quinua perlada.

¿En qué año se inicia la empresa ‘Incasur’?

Empezamos llamándonos ‘Molino Industrial Antonio Ortiz’ hasta 1971. Luego, el gobierno militar hizo desaparecer los nombres propios y tuvimos que migrar a ‘Industrias Alimenticias Cusco S.A.’.

¿Cuáles fueron las dificultades que tuvieron que afrontar al iniciar este negocio?

No todo fue color de rosa, uno de los problemas que tuvimos fue durante el gobierno de Fujimori, en el que se dictaron varias normas desfavorables para nosotros. Antes, las industrias provincianas tenían incentivos tributarios: un descuento en el impuesto a la renta, descuento en el I.G.V, entre otros. Después variaron los precios y las industrias provincianas tuvimos que sobrevivir, mientras que otras desaparecieron.

¿Qué estrategias aplicaron durante esa época de crisis económica?

Emigramos a Lima y pusimos una planta para abastecer el mercado. Todo esto nos trajo grandes pérdidas económicas, pero salimos adelante gracias a la constancia y por el cariño al producto.

Uno de sus productos bandera es el chocolate ‘Sol del Cusco’, que destronó a dos marcas fuertes…

Estudié el mercado en el Cusco, los primeros sembríos de granos de cacao se hicieron en el valle de la Concepción. La gente quería chocolates de esta ciudad, entonces vino una señora de México, quien trajo una máquina ideal para hacer el proceso, y tras investigar, sacamos un producto de gran calidad. Pese a que las marcas locales ‘Continental’ y ‘La Cholita’ eran muy fuertes, logramos conquistar a la población y crecer a nivel nacional.

¿Cuántos productos produce su empresa?

Tenemos más de cien productos hechos a base de quinua, kiwicha, entre otros.

¿Por qué ha decidido revalorar a los cereales ancestrales?

Como buen cusqueño, sé muchas historias, pero la que más me impactó fue la de que los españoles quisieron desaparecer la quinua y la kiwicha. Sin embargo, los pobladores de ese entonces sembraron a escondidas y lograron que estos productos se mantengan en el tiempo. Además, cuentan con un alto contenido alimenticio, y es importante que los peruanos lo consuman. Mi madre tiene 104 años y ella nos ha alimentado con estos cereales.

Debido a la demanda de sus productos, ha tenido que abrir nuevas plantas…

Sí, tenemos cuatro plantas de producción en Puno, Majes y Lima.

¿A qué países exportan?

Estados Unidos, Chile, Colombia, España, Taiwán y próximamente ingresaremos a Brasil.

¿Como empresario también hace labor social?

Desde hace mucho tiempo apoyo a los niños quemados de Aniquem. El Estado ayuda en la curación, pero es un proceso muy largo. También incluyo en la empresa a personas con habilidades especiales, y trabajan muy bien.

¿Cuántas personas trabajan en su empresa?

Más de doscientas.

¿Qué se viene para los próximos años?

Producir más productos saludables que le den pelea a la diabetes y al sobrepeso.

¿Qué consejos les daría a los emprendedores?

La única forma es ser perseverante, deben tener fe en sus productos para que puedan triunfar. Si son constantes, vencerán las adversidades y alcanzarán el éxito.

Todos los blogs

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega

Emprende Trome

Katty Gines

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)