Sabado, 16 de Octubre de 2021

Síguenos:

11-11-2015 - 12:51

Gladys Rodríguez: “Con cien soles empezamos en el arenal de Villa El Salvador”

Comentarios

Gladys Rodríguez pide a emprendedores que sean leales, digan siempre la verdad y aprendan a superar las adversidades.

Gladys Rodríguez pide a emprendedores que sean leales, digan siempre la verdad y aprendan a superar las adversidades.

En 1984, el señor Encarnación Maldonado y su esposa Gladys Rodríguez llegaron al arenal de Villa El Salvador, con el único sueño de emprender un negocio para sacar adelante a su familia. Empezaron a fabricar sillas que las vendían en ferias populares, luego abrieron un pequeño local en el ‘Parque Industrial’, donde ofrecían muebles que destacaban del resto por su calidad.

Tras la muerte de su esposo y de su hija, el negocio estuvo a punto de cerrar. Sin embargo, ‘Muebles Maldonado’ reforzó sus debilidades en diferentes áreas y hoy sigue siendo líder en su rubro.

Señora Gladys, ¿cómo era Villa El Salvador cuando ustedes llegaron?

Todo era un arenal. Yo estaba embarazada de mi hijo y tenía a mi niña de 5 años. Sufríamos porque no había agua, vivíamos en garajes y en cuartos, hasta que logramos alquilar una casa de tres pisos, donde estaba el taller y allí también vivíamos.

¿Recuerda qué fue lo más difícil en sus inicios?

Empezamos de cero, solo con nuestras fuerzas y el capital humano. Un primo nos dio un espacio para trabajar y empezamos a hacer sillas, que las vendíamos en ferias populares en Javier Prado, Surquillo, San Roque, Chacarilla y la Panamericana Sur. En 1999 ingresamos al ‘Parque Industrial’ de Villa El Salvador para vender directamente.

En una entrevista, cuenta que su esposo se encargaba de la producción, pero fue usted quien decide innovar con nuevos muebles, ¿cómo fue ese proceso?

Los clientes venían y pedían productos que no teníamos, fue así que decido mandar a hacer a terceros muebles con nuevos diseños y con mejores acabados, mi esposo estuvo en desacuerdo, pero pedí un préstamo al banco y así empezamos a fabricar cosas nuevas que tuvieron gran demanda.

¿Qué productos vendían al inicio?

Dormitorios y comedores que eran clásicos. Ahora tenemos muebles para el hogar, que van desde salas, centros de entretenimiento y trabajos especiales con lo último en diseños, iluminaciones y otros.

¿Con cuánto capital empezaron?

Con cien soles, que nos dio una clienta que mandó a hacer sillas, luego los pedidos iban aumentando al igual que los clientes.

¿Quiénes fueron sus primeros clientes?

Uno de los primeros fue el ‘Hotel El Polo’, clientes A1 de San Isidro, La Molina, Surco, Miraflores.

Cuando todo iba muy bien en su negocio, su esposo fallece, ¿es verdad que quiso dejarlo todo?

Pensé vender el local, porque este era un negocio para hombres, pues tenía que controlar todas las áreas de producción. Pero no solo pasó eso, al cabo de dos años mi hija murió y eso fue lo más difícil que tuve que pasar, y si estoy aquí en pie de lucha es porque conocí a Dios y sigo adelante.

¿Estudió algún curso para sacar adelante la empresa?

Mis padres me enseñaron a trabajar desde los 7 años y antes de casarme estudié administración algunos años, que me sirvieron para tener noción de manejar una empresa como esta.

¿Cómo es que ‘Muebles Maldonado’ se hace conocido?

Cuando estaba en la Panamericana Sur, la señora Claudia Dammert (la actriz) me pidió que le alquile unos muebles para un comercial, luego vendí los muebles para que Gian Marco tocara el piano, el papá de Carlos Thorton me compró productos para su restaurante, y fue así que todos los canales empezaron a venir a Villa El Salvador. También tuve pedidos para el programa de Gisela y Janet Barboza, y le vendimos los muebles al espacio de Magaly Medina.

¿Cuánta gente labora aquí?

65 personas.

¿Cuántas tiendas tiene?

Solo una.

¿Exportan sus muebles?

No, pero nos compran para llevarlos al extranjero. Aunque nunca es tarde para pensar en exportar.

¿Qué se diferencia su empresa de las otras?

Los materiales que usamos son de muy buena calidad.

Son líderes en el mercado, ¿cuáles son los valores de su empresa?

Disciplina, honradez, perseverancia, decimos siempre la verdad de lo que vendemos. Nos caracterizamos por la innovación y la calidad de servicio.

La delincuencia ha crecido en los últimos años y los empresarios son víctimas de extorsiones, ¿qué cosa le pediría a las autoridades?

Más que pedirles a las autoridades, yo les diría a los compañeros empresarios que no exageren las cosas. En el mes de febrero y marzo recibí algunas amenazas, pero sé que fueron celos de la gente de acá. Tengo muchos años trabajando aquí y gracias a Dios no me ha pasado nada. Les recomendaría evitar el escándalo porque eso nos perjudica, así nadie querrá venir a comprar.

¿Qué proyectos se vienen para la empresa?

Tengo en mente captar más gente para que venga a Villa El Salvador, y poner un local con una marca Vip en San Isidro o Miraflores.

Esta es una empresa grande y con trayectoria, ¿ha pensado a quién se la dejará?

A mis nietos, pero estoy haciendo que mi hijo aprenda más del negocio.

¿Qué consejos les daría a las personas que quieren iniciar un negocio como este?

Si quieren tener una marca conocida, sean leales, perseverantes e innovadores, porque esto los llevará lejos. Si les toca ganar disfruten del éxito y, si pierden, afróntenlo. Deben saber que si no hay adversidad en sus vidas, no aprenderán.

Todos los blogs

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega

Emprende Trome

Katty Gines

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)