Sabado, 16 de Octubre de 2021

Síguenos:

19-08-2015 - 12:39

Blanca Chávez pone sabor y pasión a El Rocoto

Comentarios

Blanca Chávez afirma que el negocio de restaurante es muy sacrificado y a veces lloraba en la cocina. Es madre de cuatro hijos y empezó sola porque su esposo quería que se dedique al hogar.

Blanca Chávez afirma que el negocio de restaurante es muy sacrificado y a veces lloraba en la cocina. Es madre de cuatro hijos y empezó sola porque su esposo quería que se dedique al hogar.

La comida arequipeña se caracteriza por tener una personalidad fuerte como la tiene Blanca Chávez, que venció miles de adversidades para cristalizar su sueño de convertirse en una gran cocinera, como lo fue su madre y en especial su abuelita Adela Linares, quien le enseñó a preparar las mejores recetas.

Blanca se casó muy joven, se entregó a su hogar y al cuidado de sus cuatro hijos, pues a su esposo no le gustaba que trabaje. Pero había un problema, ella es ‘hiperactiva’, por lo que siempre buscó crear su propio negocio. Alguna vez fue vendedora de carros y cosméticos, también hizo movilidad y hasta tuvo un minimarket. Su gran proyecto estaba por empezar…

Blanca, si te digo ‘El rocoto’, ¿qué se te viene a la mente?

El ‘Misti’, Arequipa.

¿Cómo nace tu pasión por la cocina?

Eso viene de familia. Mi madre cocinaba muy rico, pero mi abuela fue quien me enseñó. Recuerdo que de niña iba con mis ollas a la chacra y con leña preparaba la comida.

Cuando decides iniciar tu negocio, ¿ya eras una experta en la cocina?

Estudié otras cosas, pero la cocina siempre me jaló y estoy sumamente feliz.

¿Qué es lo más complicado a la hora de abrir un restaurante?

Cuando un empresario desea invertir y poner un negocio, no encuentra apoyo, la burocracia es una de las trabas que muchos de nosotros tenemos que enfrentar.

¿Tenías miedo al comienzo?

Nunca he tenido miedo. Soy una persona muy ‘aventada’, me gusta arriesgar. Además, siempre tengo un plan B.

¿Por qué iniciaste ‘El rocoto’ sola?

Porque mi esposo quería que me dedique a mis hijos y yo tuve que empezar sola con este negocio. Fue muy difícil, pues a veces se llenaba y no tenía más platos para ofrecer. Recuerdo que lloraba en mi cocina, porque no tenía ayuda, pero saqué fuerzas para seguir.

¿Qué es lo que dice la gente después de degustar tus platos?

Me siento feliz cuando veo comiendo a mis clientes. Ellos dicen que es muy rico.

¿Cuál es el plato que piden más?

El chupe de camarones, el rocoto relleno, el solterito y la ocopa.

Hace 30 años empezó con ‘El rocoto’, ¿cuántos locales tiene ahora?

Dos, uno en Surco y otro en Miraflores. También tenemos institutos de alta cocina en el Cusco y Tacna.

Tu atención es personal, ¿sigue siendo así?

No, cocino el día a día, pero soy exagerada. Por eso entro a la cocina todos los días para ver cómo van con las recetas. Antes los clientes solo venían por mí, pero tuve que delegar. Imagínate si se muere Blanca Chávez, ¿se muere el restaurante? ¡Yo quiero que esto cumpla 100 años, quiero ser como Inca Kola!

Te iniciaste antes del ‘boom’ de la gastronomía en el Perú, ¿sientes que esto te ayudó a crecer más?

Siempre pensé que la gastronomía era importante, pero no le daban valor. Me siento orgullosa de ser parte de las gastrónomas de este país, estamos en buen camino, pero aún nos falta.

¿Cuál es la característica de la comida arequipeña?

Tiene una personalidad muy fuerte, explosiva como el volcán.

¿Es verdad que estudiantes chilenos van a Tacna para conocer la cocina peruana?

He visto a muchos chicos de Iquique que van todos los días a Tacna interesados en la cocina peruana, por eso estoy pensando abrir un negocio en Chile.

¿Cuántos trabajadores tienes?

Ciento treinta.

Tengo entendido que tras la muerte de tu esposo, empezaste desde cero. ¿Qué fue lo más complicado de seguir con el negocio?

Ese momento fue el más difícil que he vivido, me dije: ‘Tienes que volverte mitad hombre y mitad mujer’. Económicamente estaba mal, dejé de lado el restaurante por la enfermedad de mi esposo. Luego hablé con mis hijos para que nos uniéramos y sacar adelante el barco, de lo contrario se hundía. El error de los padres es que creen que hacen bien en darles muchas cosas materiales a los hijos.

Manejar un restaurante es muy sacrificado, ¿qué condiciones deben tener los jóvenes que sueñan ser como tú?

Ponerle mucho amor, tienen que encantarles lo que hacen, ser perseverantes y guardar un colchón pequeño, porque no siempre les va bien a la primera. Más aún, ahora que hay mucha competencia.

Los jóvenes de ahora quieren todo rápido, creo que tu experiencia es muy aleccionadora. Cuéntanos un poco de los sacrificios que hiciste…

Como me casé y me dediqué a mis hijos. Con ellos saqué adelante mi negocio, que es muy sacrificado, sin fiestas de Navidad, Año Nuevo, Día de la Madre y otros días festivos, porque hay que trabajar duro, así que si quieren dedicarse a esto, debe gustarles mucho.

*Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por* “Facebook”:https://www.facebook.com/Tromepe, “Twitter”:https://twitter.com/tromepe, *y puedes suscribirte* “aquí”:http://trome.pe/newsletter/suscripcion *a nuestro newsletter*.

Todos los blogs

CON LA SALUD NO SE JUEGA

Alberto Tejada.

Doctor Trome

Dr. Alberto Tejada Noriega

Emprende Trome

Katty Gines

ENTRE HOMBRES

Max Lazo.

MUJER SALUDABLE

Jeannette Marchena.

PADRES E HIJOS

Fernando Maestre. (Psicoanalista)